Las coberturas más básicas de los seguros para familias cubren el fallecimiento y la incapacidad total

Nunca pensamos que pueda llegar a suceder nada, pero lo cierto es que siempre vivimos con esa incertidumbre y nos gustaría estar más tranquilos sabiendo que todo está bajo control. Por ello, para los más previsores, tener la seguridad de que nuestra familia tendrá una cobertura en caso de sufrir un imprevisto nos hace vivir más tranquilos y relajados.

Existen una gran variedad de ofertas de seguros con diferentes coberturas según nuestras necesidades. Lo cierto es que si vamos a buscar un seguro por nuestra cuenta, debemos dedicarle un poco de tiempo: comparar las diferentes coberturas, sus precios pero sobre todo, mirar bien la letra pequeña. Nuestro consejo es siempre valorar bien nuestras necesidades y contar con un asesor de seguros que conozca cada cobertura y pueda guiarnos con total seguridad. Ahora bien, ¿qué seguros podemos encontrar para ganar en tranquilidad?

Seguros de vida

El seguro de vida es el principal tipo de cobertura que nos permite proteger a nuestra familia en caso de fallecimiento o incapacidad parcial y total, y recibiremos una indemnización en caso de muerte o incapacidad fortuita.

¿Cómo recibimos la indemnización?

A la hora de elegir un seguro de vida, también escogeremos el tipo de recibo de dichas indemnizaciones. Las más habituales son la de recibir una indemnización de una sola vez (seguro de vida riesgo) ó recibir una ayuda mensual (seguro ahorro). Pero también podemos encontrar el llamado doble capital (que multiplica la cuantía recibida bajo casos concretos, por ejemplo, si el accidente es de coche o de trabajo), los gastos de sepelio (gastos de funeraria y entierro) y la repatriación (coste de enviar un cuerpo si el fallecimiento o el accidente tiene lugar en el extranjero).

¿Qué precio tiene un seguro de vida?

El precio anual de los seguros de vida familiar puede variar enormemente según las coberturas y las indemnizaciones elegidas, pero también según el perfil de la persona que lo contrate. Por ejemplo, alguien con un empleo que conlleve mucho esfuerzo físico, o una persona que practique algún deporte de riesgo, etc. Estos seguros podrán tener una cuota más elevada debido a que el riesgo de sufrir un accidente es mucho mayor. De igual modo, el precio de seguro también dependerá de la salud del cliente, de su edad, y/o modo de vida.

Es importante que el asegurado ofrezca datos reales sobre su situación, ya que el contrato de seguro puede tener una cláusula que libere a la aseguradora de pagar si el cliente no ha dado toda la información necesaria.

Seguros de accidentes

El seguro de accidentes permite recibir una compensación en caso de que un familiar fallezca o quede inválido por un accidente fortuito. Dentro del contrato de seguro, la cobertura del mismo determinará qué clase de imprevistos se considerarán accidentes y qué tipo de invalidez o lesión entraría en la cobertura del seguro.

El fallecimiento y la invalidez permanente son las coberturas más básicas que suelen cubrir este tipo de seguro, aunque pueden contratarse coberturas adicionales como incapacidad total o parcial por accidente de trabajo o de coche, o fallecimiento o incapacidad temporal por problema cardiovascular, entre otros.

El seguro de accidentes indemniza tanto el tratamiento de la dolencia como las consecuencias económicas sobre la familia del afectado. En el ámbito del accidente, el seguro puede asumir los costes del traslado y los gastos hospitalarios, además de los costes derivados del mismo (como las cuotas de autónomo, la cirugía estética posterior o el pago de facturas o del colegio de los hijos).

En caso de fallecimiento o incapacidad, la familia puede recibir una indemnización en bruto, un pago mensual, la cobertura de gastos del entierro, el pago del alquiler o la hipoteca, el coste de la asistencia psicológica, etc.

Seguros médicos

El seguro de asistencia sanitaria ofrece al cliente, y también a su familia si así se contrata, cobertura sanitaria en centros privados. Las coberturas de estos seguros pueden variar mucho, por lo que es primordial ajustarlo a nuestras necesidades, y a la de nuestra familia, para de este modo asegurarnos de que todas las coberturas que necesitemos estarán incluidas.

El seguro de salud puede ser de diferentes tipos:

  • Seguro con cuadro médico: tienes una lista de centros a los que acudir).
  • Seguro con reembolso de gastos: puedes ir al centro que quieras y te reembolsan el coste.
  • Seguro de salud mixto: que combina las dos.
  • Además, existen seguros concretos para atención dental.

Los seguros de salud, suelen cubrir al menos las consultas médicas y los especialistas, pero antes de contratar un seguro médico es esencial que revises si incluye hospitalizaciones o prestar atención a las posibles carencias ó el periodo de tiempo que pasa desde que firmas el seguro hasta que puedes empezar a utilizar tu seguro.

Otra de las claves del seguro de salud es si incluye o no copago. El copago obliga a la persona a pagar una parte del servicio cada vez que se acude al médico, y la póliza puede tener un límite de copago anual o no tenerlo. Por ello, te recomendamos leer este post sobre las principales ventajas del seguro médico sin copagos.

Si lo deseas, puedes calcular el precio de tu seguro de salud de forma online con nosotros, o si tienes cualquier duda ¡no dudes en contactarnos! Estaremos encantados de ayudarte sin ningún tipo de compromiso 😉