Un seguro de vida respalda al asegurado en caso de fallecimiento o incapacidad que le impida seguir ejerciendo su actividad laboral.

Al contar con un seguro de vida se garantiza al asegurado o a los familiares del mismo (en caso de fallecimiento) un importe económico para de esta forma, tratar de mantener la calidad de vida del asegurado o de sus seres queridos tras cualquier imprevisto.

Las personas que figuran en un seguro de vida son las siguientes:

  • Aseguradora: la compañía que cubre el riesgo, quien te asegura.
  • Tomador: La persona que firma el contrato y paga el precio del seguro.
  • Asegurado: La persona a la que cubre el seguro, es decir, es la persona cuya vida estamos protegiendo (suele ser necesario el consentimiento del asegurado cuando es distinto del contatante).
  • Beneficiario: La persona que recibe la indemnización o la renta de la aseguradora. Puede coincidir con el asegurado, excepto en el seguro para caso de muerte, que han de ser personas distintas.

Modalidades del seguro de vida

Seguro de fallecimiento
También llamados de “vida riesgo”. Están pensados para ayudar a los familiares del asegurado en caso de fallecimiento.De esta forma, le entregan a la familia (o a las personas reflejadas en póliza) un capital o una renta (pago periódico).

Seguro de supervivencia
También llamados de “vida ahorro”. Están pensados como forma de contar con una hucha disponible para un momento concreto de nuestra vida. Por eso, al llegar una fecha determinada (fijada en el contrato del seguro), dan un capital o una renta (pago periódico).

Seguros mixtos
Combinan ambas modalidades.

Coberturas habituales del seguro de vida

Fallecimiento por cualquier causa

El asegurado asegura su fallecimiento. Se puede combinar esta cobertura con otras opcionales, siendo las más habituales las de incapacidad y accidente.

Incapacidad permanente total

Se considera incapacidad permanente total cuando existe una situación física o psíquica tan grave e irreversible que impide trabajar en la profesión que se tenía cuando se contrató el seguro. Al firmar el seguro se puede acordar que la incapacidad sea a causa de un accidente o bien a causa de cualquier otro motivo, como por ejemplo una enfermedad.

Incapacidad permanente absoluta

Se considera incapacidad permanente absoluta cuando existe una situación física o psíquica tan grave e irreversible que impide por completo al asegurado trabajar. Al firmar el seguro se puede acordar que la incapacidad sea a causa de un accidente o bien de cualquier otro motivo, como por ejemplo una enfermedad.

Gran invalidez

Se considera gran invalidez cuando se da una situación física tan grave e irreversible que impide a la persona asegurada desarrollar las actividades básicas de la vida diaria (como asearse, vestirse, alimentarse) sin la ayuda de otra persona.

Otras coberturas del seguro de vida

Seguro de accidentes

Este seguro garantiza una indemnización en caso de sufrir un accidente, que te provoca incapacidad o incluso el fallecimiento. El seguro de accidentes se puede contratar como un seguro único o como un complemento al seguro de vida o de salud.

Seguro de enfermedades graves

Esta cobertura garantiza una indemnización en caso de que diagnostiquen una enfermedad grave al asegurado definidas normalmente en contrato. El seguro de enfermedades graves se puede contratar como un seguro único o como complemento a un seguro de vida o de salud.

Seguro de dependencia

La dependencia es aquella situación de carácter permanente en la que, por limitaciones físicas, mentales, intelectuales o sensoriales, no es posible realizar las actividades básicas de la vida diaria y se necesita de la ayuda de terceras personas para hacerlo.

La Ley distingue 3 grados de dependencia:

  • Grado I. Dependencia moderada. Cuando se necesita ayuda para realizar las actividades básicas de la vida diaria una vez al día.
  • Grado II. Dependencia severa. Cuando se necesita ayuda para realizar las actividades básicas de la vida diaria 2 o 3 veces al día.
  • Grado III. Gran dependencia. Cuando se necesita la ayuda permanente de un cuidador.

Los seguros privados pueden ayudar a complementar las ayudas de dependencia concedidas por la Administración Pública o para afrontar el copago que se establece en alguna de dichas ayudas, mediante prestaciones económicas que pueden ser en un pago único o una renta periódica. Normalmente, las entidades aseguradoras solo cubren la dependencia severa y la gran dependencia.

Subsidio por incapacidad temporal

Esta cobertura garantiza una prestación económica diaria si un accidente o enfermedad que requiere la asistencia y/o tratamiento médico provoca al asegurado una incapacidad temporal por la que no puede ejercer su actividad laboral o profesional.

Subsidio por hospitalización

Esta cobertura garantiza una prestación económica diaria si, como consecuencia de una enfermedad o un accidente, el asegurado tiene que ser hospitalizado.

Artículos relacionados:
¿Qué es un seguro de vida y para qué sirve?
Cómo aprovechar el seguro de vida para planificar la herencia
Seguros de vida que se pueden emplear para ahorrar
¿Cuántos seguros de vida puedo tener?