seguro de vida

La legislación no limita el número de seguros de vida que pueden cobrar los beneficiarios

El asegurado al contratar un seguro de vida hace que la compañía de seguro se comprometa a pagarle un capital determinado estipulado en el mismo contrato, una renta o una prestación a las personas que el tomador haya designado, a cambio de una prima (el precio del seguro).

Como ya sabemos, seguros de vida hay de muchos tipos dependiendo de su cobertura. De este modo, es posible que muchos tengamos varios seguros de vida contratados, en la misma aseguradora o en distintas compañías.

¿Cuántos seguros de vida puedo tener contratados?

La legislación vigente permite contratar más de un seguro de vida, de este modo podríamos decir que podemos contratar todos los seguros de vida que queramos o nos podamos permitir.

¿cuántos puede un mismo beneficiario cobrar?

Los beneficiarios de estos seguros de vida igualmente pueden ser todas las personas que queramos, ya que la ley tampoco limita el número de seguros de vida que un mismo beneficiario puede cobrar, ni de forma simultánea ni en diferentes momentos. Solo es necesario que sea solicitado en el momento, por ejemplo, del fallecimiento, si es esa la contingencia que cubre el seguro. Ahora bien, los beneficiarios deberán pagar los impuestos correspondientes de cada uno de los seguros cobrado.

En resumen, tener más de una póliza de vida contratada dependerá del nivel de riesgo que necesitemos asegurar ya que este es el objetivo de la misma, cubrir un riesgo del asegurado: fallecimiento, invalidez o enfermedad.

Tipos de pólizas de seguro de vida

Teniendo en cuenta que hoy en día existen gran cantidad de seguros de vida asociados a los productos financieros, seguramente es que ya cuentes con alguno de estos productos. Y es que existen distintas modalidades de póliza de seguro de vida, en función del periodo de cobertura de la póliza, de la causa del contrato y del tipo de prima.

Entre las causas que motivan hacia la contratación de un seguro de vida, estas pueden ser libres o vinculadas a algún activo que queramos proteger. En el seguro de vida habitual que conocemos, la necesidad del tomador del seguro es únicamente la de estar cubierto, sin ningún otro interés adicional. En cambio los seguros de vida vinculados se contratan para proteger el activo al que va vinculado el seguro, estos son los que las entidades financieras nos hacen contratar estos seguros cuándo solicitamos un préstamo hipotecario, para proteger dicho pago en caso de que nos ocurriera alguna de las contingencias previstas en la póliza.

¿Cómo puedes averiguar si eres beneficiario de un seguro de vida?