Herencia con seguro de vida

El seguro de vida-ahorro fue el producto de ahorro español que más creció según datos de Unespa.

Uno de los principales objetivos al hacer testamento y herencia es siempre minimizar el Impuesto sobre Sucesiones y Donaciones. El Seguro de vida-ahorro es una buena forma de planificar la herencia en este aspecto y además, por las siguientes razones:


1. El seguro de vida no forma parte de la masa hereditaria

El código civil establece cómo debe repartirse la herencia es decir, existen una serie de herederos legítimos que siempre tendrían derecho a una parte de la herencia y que se divide en:

  • El tercio de la herencia siempre irá a los herederos forzosos a partes iguales.
  • El tercio de mejora se podrá adjudicar libremente pero sólo entre los herederos forzosos. Este puede distribuirse como se quiera, por ejemplo, es posible dejar algo más de herencia a un hijo que a otro.
  • El tercio de libre disposición, el único que puede usarse para lo que se desee. Y aquí es donde entran los seguros de vida y de vida-ahorro suponiendo una gran ventaja. Te contamos por qué.

El seguro de vida permite designar libremente al beneficiario o beneficiarios

El seguro de vida permite elegir quien cobrará la renta o quien cobraría la indemnización en caso de fallecimiento.

  • El seguro de vida te permite dejar en herencia más capital del que correspondería por la legítima.
  • Es posible dejar dinero a una persona fuera del parentesco familiar sin que los herederos legítimos puedan reclamar, ya que el dinero de las pólizas como decimos no forman parte de la masa herencia.
  • Además, al no formar parte de la masa hereditaria se seguirá siendo beneficiario del seguro aun cuando se renuncie a la herencia, es decir si se rechaza la herencia, por ejemplo por suponer deudas, no influirá al capital del seguro y seguiremos conservándolo.

2. El seguro de vida puede liquidarse anticipadamente para pagar impuestos

Los seguros tributan por el Impuesto de Sucesiones y Donaciones cuando el tomador, el asegurado y el beneficiario no coinciden, es decir, cuando la persona que está asegurada no es la misma que cobrará la prestación y el dinero del seguro se sumará al resto de la herencia de los herederos.

En este caso, la ley permite hacer una autoliquidación parcial del dinero al que le podemos dar uso para pagar los impuestos de la herencia. Incluso, muchas aseguradoras pueden adelantar parte de ese dinero para dicho pago, por ello, el seguro de vida es una buena opción para asegurar que los hijos tengan dinero para pagar los impuestos de la herencia.

3. El seguro de vida cuenta con ventajas fiscales

Los seguros de vida-ahorro cuentan también con ventajas fiscales durante la vida del producto, es decir, se irá acumulando beneficio y capital sin tener que tributar hasta su rescate final. Como ocurre con los fondos de inversión y planes de pensiones.