seguro de hogar

¿Por qué contratar un seguro para tu segunda vivienda?

El 30% de los hogares españoles dispone de otro inmueble distinto al de la primera vivienda y el 14% de los hogares declara invertir dinero en seguros relacionados con segundas viviendas. Es decir, muchos de los que tienen una segunda residencia tiende a asegurarla. ¿Y por qué ocurre esto?

Es habitual pensar que los riesgos de la vivienda que usamos habitualmente, por probabilidad, tiene más riesgos que la segunda ya que le damos un mayor uso. Esto hace que tendamos a contar con un seguro de hogar en la casa que habitamos todo el año pero no en la que solo estamos durante un tiempo (casi siempre muy limitado). Sin embargo, hay riesgos que tienen en cuenta esta diferencia, incluso hay algunos que se intensifican por el hecho de que no usemos la casa. Entre estos últimos probablemente debamos citar como principales: el riesgo de robo, ocupación o los ligados a fenómenos atmosféricos.

¿Por qué necesito un seguro para mi segunda vivienda?

Contar con las coberturas de un seguro de hogar es ganar en tranquilidad. Ahora te contamos las razones principales por las que tener la protección de un seguro de hogar para tu segunda vivienda es una muy buena idea.

En primer lugar y como ya conocemos, los robos suelen intensificarse en viviendas que están vacías, ya que los ladrones aprovechan los meses fuera del periodo vacacional en los que la casa se encuentra deshabitada.

En segundo lugar, no debemos olvidar los fenómenos atmosféricos. Hay segundas viviendas que, por razón del área en el que están emplazadas, están más expuestas o son más susceptibles de daños como por ejemplo las inundaciones.

Además, al ser una segunda vivienda, las consecuencias de cualquier percance pueden agravarse al no encontrarse el dueño en ella y no percatarse del problema con tiempo. Por tanto, no puede tomar las medidas oportunas para lidiar con el problema.

En resumen, contar con un seguro para tu segunda vivienda o vivienda vacacional es más que recomendable. Entre otras muchas cosas porque nadie quiere pasarse su tiempo de ocio negociando con albañiles, cristaleros, cerrajeros o reparadores de electrodomésticos. Para conseguir que nuestra segunda casa sea un lugar para disfrutar y esté al margen de cualquier problema engorroso de solucionar, una de las mejores decisiones que podemos tomar es contratar un seguro de segunda vivienda para estar más tranquilos.