Cómo elegir el mejor seguro de hogar

El propósito es pagar por lo que se necesita, ni más ni menos, evitando garantías que exceden la realidad y también el riesgo de estar infrasegurados.

El seguro de hogar es uno de los seguros más frecuentes y recurridos. De hecho, tres de cada cuatro viviendas en España tienen contratado un seguro de hogar. Sin embargo, deberíamos preguntarnos si nuestras viviendas están correctamente aseguradas. Es decir, si las coberturas y los capitales son los adecuados porque contratar un seguro es fácil (hoy en día mucho más con tanta oferta a través de internet) pero que sea el seguro adecuado para nosotros es una cuestión diferente.

La oferta de este tipo de seguros es muy amplia, y es que la mayoría de las compañías aseguradoras incluyen este producto. La gran competencia ha contribuido a generar una gran cantidad de coberturas diversas que ha convertido al seguro de hogar en un imprescindible para toda la familia.

Más allá de las coberturas en caso de robo o de incendio o los servicios de atención de urgencia ante averías diversas, la gran mayoría de las pólizas de hogar incluyen otras garantías y servicios como la Responsabilidad Civil que permite hacer frente a daños a terceros o que protegen a los miembros de la familia en caso de accidente cuando van en bicicleta o en patinete eléctrico.

¿Cómo elijo mi seguro de hogar?

Siempre hay que mirar la póliza de forma detallada por que cada vivienda es diferente y cada caso requiere de unas garantías diferentes. Para acertar con tu seguro lo más recomendable es contar con un agente o corredor de seguros que pueda analizar tus necesidades, contratar las coberturas y garantías que verdaderamente necesitas y velar por tus intereses frente a las aseguradoras. De este modo evitaremos pagar de más, y también de menos teniendo una protección insuficiente.

No es lo mismo el seguro que necesita una vivienda unifamiliar que el de un piso. Del mismo modo, si la póliza también cubre el contenido deberemos tener presente el valor de los objetos y propiedades que tenemos dentro de casa. Las posibilidades de asegurar nuestra vivienda son muchas y muy diversas, no es una tarea sencilla, aunque a simple vista parezca que lo es. La decisión de contratar un seguro u otro debe tomarse por las razones adecuadas y siempre con fundamento. No es aconsejable basarse solo en el precio, esto es solo un indicador que no garantiza que estemos contratando el producto que necesitamos.

Pagar solo por lo que necesitamos

Contar con un asesoramiento personalizado es la mejor de las opciones para estos casos. Además, un agente o corredor de seguro vela por proporcionarnos el producto que mejor se ajuste a nuestras necesidades. El propósito es pagar por lo que se necesita, ni más ni menos, evitando garantías que exceden la realidad y también el riesgo de estar infrasegurados. Esto es cuando el seguro que hemos contratado no cubre el valor real de los objetos que tenemos en nuestra vivienda; no contempla todas las coberturas o los capitales son insuficientes. Hay que recalcar que en caso de siniestro, la aseguradora solo responderá por lo que figura en la póliza.

El seguro de hogar también es una garantía en caso de sufrir un riesgo extraordinario a causa de un fenómeno meteorológico extremo, así como terremotos o erupciones volcánicas a través del Consorcio de Compensación de Seguros. Eso si, siempre en función de las coberturas y garantías que se reflejan en cada póliza.

Otro aspecto relevante es la creencia errónea, pero muy extendida, de que si tenemos una hipoteca es obligatorio contratar el seguro del hogar con el banco. Debemos volver a recalcar que ninguna ley exige que tengamos que contratar el seguro de hogar con el banco que nos haya concedido el préstamo hipotecario. El asegurado, en este caso, puede contratar el seguro a través de su mediador si así lo desea.

¿Qué valoramos más de los servicios que nos ofrece una correduría de seguros?

Al igual que revisan las pólizas de sus clientes para comprobar condiciones y/o subidas de precio, los corredores de seguros están también al lado de su cliente cuando se produce un siniestro. Le ofrece soporte y apoyo para agilizar los trámites y facilitar que el pago de la indemnización se produzca a la mayor brevedad. Hay que tener presente que cada hora el seguro del hogar atiende en España 815 incidencias y que una de cada cuatro viviendas sufre uno o más siniestros anualmente, según los datos oficiales del sector asegurador.

En resumen, la mejor garantía para contratar la póliza que se ajusta a tu hogar y contar con la mayor tranquilidad es la protección que te ofrece un agente o corredor de seguros.

Ventajas de tener tus pólizas en corredurías de seguros
¿Por qué interesa contar con una correduría de seguros?