La mayoría de expertos coinciden en que el porcentaje ideal de nuestro sueldo dedicado a la hipoteca con el que andar desahogado es del 30%.

Este año ha arrancado con las mejores cifras en lo que a número de firmas de hipotecas se refiere de hecho, este año se han firmado más hipotecas de las que se han cancelado. Según los datos del INE, entre enero y febrero se han formalizado 67.850 préstamos, unos 10.000 más que el año pasado.

Cuando nos disponemos a comprar una vivienda, la mayoría de las personas pensamos en solicitar una hipoteca para poder hacer frente al pago. Debemos tener claro cuál es el máximo que podremos asumir y cuál es el límite más recomendable que debemos destinar a la hipoteca en función de nuestro sueldo.
Estos cálculos deben ser rigurosos antes de solicitar el crédito hipotecario ya que tendremos que asumir las cuotas en un largo plazo hasta que se complete el pago.

Gastos reales para la compa de una vivienda:

Como ya sabemos, debemos también contar con que en cualquier tipo de compraventa siempre van asociados unos gastos que habrá que sumar al total de inversión prevista: notaría, impuestos, gestoría, Registro de la Propiedad, etc.
Calcular estos gastos es vital para poder aspirar a la propiedad que más se ajuste a nuestras necesidades y por supuesto, a nuestras posibilidades.

Los gastos de la compra de una vivienda pueden oscilar entre un 8% y un 15% dependiendo del tipo de vivienda. Por otro lado, la hipoteca solo cubre hasta un 80% del valor de la compra, por lo que deberemos tener ahorrada la parte que falta.

¿Cuánto tiempo estamos haciendo frente a la hipoteca?

El tiempo es uno de los factores que va a determinar el tipo y volumen de hipoteca que podemos asumir. Por ejemplo, si queremos liquidarla cuanto antes la cuota será mucho mayor pero si queremos que la cuota sea más baja el tiempo en el que estaremos hipotecados aumentará.
Pero el tiempo es solo uno de los factores, tomemos la decisión que tomemos lo importante es hacerlo en base a nuestras posibilidades financieras reales:

  • Debemos establecer un rango realista que no nos impida comprometer las cuotas.
  • Estudiar nuestras perspectivas laborales a corto, medio y largo plazo (nómina fija o indefinida).
  • Ingresos.
  • Gastos previstos y otros préstamos.
  • Contar con un margen para hacer frente a cualquier imprevisto.

El porcentaje óptimo de nuestro sueldo a destinar a la hipoteca

Aunque suene evidente, es importante mantener siempre los ingresos por encima de los gastos. De hecho, lo ideal es ahorrar por encima del 10% al mes. Según el Banco de España, el porcentaje que las familias con capacidad de ahorro fue del 4,85% es decir, de cada 100€ que ganamos, apenas guardamos 5€.

La mayoría de expertos coinciden en que el porcentaje ideal de tu sueldo destinado a la hipoteca oscilaría entre el 30% o 35% como máximo. En ningún caso debe superar el 40% es decir, si el titular gana 2.000€, la hipoteca óptima no debería superar los 600 euros. Ahora bien, si se quiere llegar más relajado a fin de mes, se podría reducir al 20% o 25%, aunque esto pueda suponer un aumento del tiempo en vigor de la hipoteca.

Firmar una hipoteca con el banco es una decisión importante por ello, debemos valorar bien el tiempo o plazos, nuestros ingresos reales y gastos a largo tiempo de la forma más realista posible. Además de tener en cuenta nuestra capacidad financiera ante cualquier imprevisto, ya sea una bajada de sueldo o una subida de intereses.