seguro de salud

¿En qué debemos fijarnos a la hora de elegir un seguro médico privado?

Más de 11 millones de personas en España tienen un seguro médico es decir, uno de cada cuatro habitantes ya cuentan con el respaldo de una póliza médica privada. En los últimos dos años ha habido un gran aumento en la contratación de seguros de salud por el atasco que ha sufrido la sanidad pública.

En 2020, a pesar de las dificultades económicas derivadas de la pandemia, el número de asegurados creció un 4,4%, el mayor porcentaje de los últimos diez años, según datos de Unespa. En cifras, casi 470.000 personas más decidieron contratar un seguro que les facilite el acceso a la sanidad privada. Y este año, hasta septiembre, la facturación de los seguros de salud ya había crecido un 5% respecto al año pasado y un 10,3% en relación a 2019.

Parece que la contratación de los seguros de salud continúa en aumento y más aún después del deterioro que ha sufrido el sistema sanitario público. Durante la pandemia se focalizó toda la atención sobre los enfermos de la covid, a pesar de que la población con enfermedades no covid era mayoritaria. Se retrasaron las consultas con el especialista, se suspendieron pruebas diagnósticas, se cerraron centros de salud y se demoraron las citas para ser atendidos por un médico dejando solo como recurso las consultas a distancia o telefónicas.

En junio, la espera media para pasar consulta con un médico especialista era de dos meses y medio, con plazos superiores según qué especialidad o comunidad autónoma. La visita con un traumatólogo en España se demora de media 87 días. Y para una cirugía la espera media es de 121 días, seis más que en junio de 2019.

Además, en 2020 se detectaron la mitad de cánceres que un año antes y en atención primaria se dejó de atender un 30% de consultas por hipertensión, un 20%de las de diabetes y la mitad de las de obesidad.

Actualmente, y según el plan del gobierno, sólo el 1,5% de los fondos europeos para paliar la crisis de la covid se van a destinar a la sanidad.

Todo esto, sumado a la rapidez en el acceso del seguro médico privado y la posibilidad de elección de un especialista de confianza, han hecho que muchas personas deseen contratar una póliza de asistencia médica al margen de la sanidad privada para así ganar en tranquilidad.

Aumento en ofertas de seguros de salud

Debido a este repunte en contratación de seguros médicos, la oferta es desmesurada. Tanto es que con solo un clic en internet podremos encontrar un centenar de pólizas de salud listas para contratar. Es por esto que debemos tener especial cautela a la hora de elegir una u otra oferta y no solo dejarnos llevar por el precio.

¿En qué debemos fijarnos a la hora de elegir un seguro médico privado?

En la letra pequeña. Si, si, puede parecernos lógico pero si no leemos bien las condiciones de la póliza el seguro puede salirnos al final incluso caro. Por ello, analizar las coberturas y las exclusiones de cada producto, tanto las generales como las particulares es esencial, ya que algunos seguros no cubren por ejemplo tratamientos relacionados con patologías que la persona ya tenían antes de contratar la póliza; o fijan periodos de carencia, es decir, plazos desde se contrata la póliza hasta que se puede acceder a ciertos servicios; o no cubren la asistencia si hay errores o falta información en los cuestionarios de salud previos a la contratación del seguro; o excluyen ciertas técnicas diagnósticas o de tratamiento… Un sin fin de condiciones que debemos tener en cuenta a la hora de contratar nuestro seguro.

Así, al analizar el precio debemos tener muy claro que uso le vamos a dar al seguro y elegir la opción que más se ajuste a muestras necesidades; por ejemplo, productos con copagos si va a hacer un uso limitado, o sin copagos si el uso va a ser más frecuente.

Además, también recomendamos fijarse en los periodos de carencia y en el cuadro médico para conocer a qué centros o profesionales tendremos acceso.