Reforma del código penal

El incremento de accidentes y de imprudencias en la conducción obligan a modificar el Código Penal y endurecer las penas.

Debido al incremento de accidentes, La Ley Orgánica del 1 de marzo del Código Penal, recoge cambios para penalizar más duramente las imprudencias en la conducción de vehículos a motor o ciclomotor e introducen la sanción del delito de abandono del lugar del accidente.

Este endurecimiento de las penas por delitos de tráfico responde al incremento de accidentes en los que resultaban afectados ciclistas y peatones por temeridades en la conducción.

Esta nueva reforma del Código Penal se basa en tres ejes:

  1. La introducción de tres supuestos que se van a considerar imprudencia grave por disposición de la ley, así como una interpretación auténtica de la imprudencia menos grave.
  2. El aumento de la punición de este tipo de conductas.
  3. La introducción del delito de abandono del lugar del accidente.
  • Se garantiza una mayor sanción para conductas particularmente graves con resultados de fallecimiento, como conducir bajo la influencia de bebidas alcohólicas, drogas tóxicas, estupefacientes, sustancias psicotrópicas o exceso de velocidad. Así se reconoce expresamente que en determinadas circunstancias existe una negligencia por parte del conductor y que ha de tener consecuencias penales como imprudencia grave.

    La imprudencia menos graves se vinculan a las infracciones graves de la ley de Tráfico (antes muchos casos que ahora están considerado como imprudencia menos grave acababan llevándose por la vía civil).

  • Se permite al Juez o Tribunal imponer la pena de hasta 9 años de presión en caso de existir varios fallecidos, o fallecidos y heridos graves, a causa de la imprudencia en la conducción.
La imprudencia menos grave será castigada con la pena de multa de tres meses a doce meses.
  • Igualmente, se permite incrementar la pena en un grado cuando exista una pluralidad de personas que sufren lesiones, o de dos grados cuando ese número de lesionados sea muy elevado.
  • El delito del abandono del lugar del accidente será castigado con penas de prisión que van de los 3 meses hasta los 4 años, dependiendo de si se trata de un accidente fortuito o a consecuencia de una imprudencia por parte del conductor.
 En este caso, se busca penar especialmente el abandono de quien sabe que deja atrás a alguien que pueda estar lesionado o fallecido, en busca de la solidaridad y atención a las víctimas de accidentes de tráfico.

“Lo que se quiere sancionar en este caso es la maldad intrínseca en el abandono de quien sabe que deja atrás a alguien que pudiera estar lesionado o incluso fallecido, la falta de solidaridad con las víctimas, penalmente relevante por la implicación directa en el accidente previo al abandono, y las legítimas expectativas de los peatones, ciclistas o conductores de cualquier vehículo a motor o ciclomotor, de ser atendidos en caso de accidente de tráfico”.

¿Necesitas un seguro para tu vehículo que pueda garantizarte una cobertura completa? En Nephilim adaptamos tu póliza de seguro a las condiciones que realmente necesitas.