cómo elegir un seguro de hogar

Coberturas esenciales en nuestro seguro de hogar

Cualquier seguro de hogar debe ofrecer cobertura para cinco servicios esenciales:

El continente: incluye los daños de la casa y otras estructuras anexas.
El contenido: se trata de aquellos bienes que se encuentran en el interior de dicha vivienda.
La inhabitabilidad: cubre los casos en los que no se puede vivir en la casa.
La responsabilidad civil: situaciones de lesiones o daños materiales de los que uno es responsable.
Defensa legal y otras coberturas adicionales: como por ejemplo asistencias o diferentes ampliaciones de cobertura.

¿Cómo podemos evitar sorpresas en el seguro?

Para evitar sorpresas tras contratar nuestros seguros debemos tener muy presente que sus coberturas sean siempre las más óptimas para nuestras necesidades. Por ello, se debemos de tener en cuenta una serie de aspectos:

Las exclusiones: al igual que hay ciertas coberturas generales también existen algunas exclusiones comunes en casi todas las compañías de seguros. Por eso debemos revisar los límites en el continente y asegurarnos de que se encuentran los básicos incluidos como los cristales o daños estéticos (reparaciones necesarias para mantener la uniformidad estética de la casa tras un siniestro).

Cuando contratamos un todo riesgo podemos pensar que todo queda cubierto pero no siempre es así. Debemos prestar atención si se excluyen en las coberturas de accidente por ejemplo los dispositivos electrónicos. A veces esta contratación puede ser independiente y no ir ligado a nuestra póliza.

Precios y límites: en muchas ocasiones podemos ver ofertas muy atractivas con unos descuentos muy agresivos, los cuáles posteriormente se traducirán en una subida de prima a la hora de la renovación o bastantes límites en su cobertura.

Dificultad en la tramitación de bajas: de acuerdo a lo establecido por ley, es necesario enviar la notificación de baja un mes antes de la fecha de finalización, por lo que se recomienda comenzar la gestión con dos meses de antelación.

Antes de firmar tu contrato no olvides tener en cuenta estos consejos:

  • Elige bien las coberturas que necesita tu hogar, en función de su equipamiento, riesgos habituales, antigüedad…
  • Ajusta los capitales asegurados: no incurras en infraseguro en el continente ni dejes de asegurar la responsabilidad civil en lo máximo posible.
  • Declara expresamente tus objetos valiosos y guarda pruebas que demuestren su valor.
  • Si te planteas cambiar tu seguro o contratar un seguro de hogar con las mejores coberturas, no vayas a ciegas ni elijas ofertas demasiado atractivas sin antes estudiarlas.

Y recuerda, en Nephilim estamos para asesorarte y no te dejamos desamparado ¡estamos para ayudarte!

Artículos relacionados:
Coberturas y exclusiones habituales en los seguros de hogar