coberturas del seguro de hogar

Aunque casi todas las pólizas cubren determinados riesgos, hay ciertas coberturas y exclusiones comunes en casi todas las compañías de seguro. A continuación te las detallamos:

En general, un seguro de hogar suele tener cubiertos los siguientes riesgos:

  • Incendio, humo, caída de rayo o explosión.
  • Impacto de vehículos, aeronaves y aparatos espaciales.
  • Impacto de ondas o detonaciones sónicas.
  • Impacto de objetos o animales procedentes del exterior y ajenos al asegurado.
  • Inundaciones no extraordinarias, por ejemplo, por desbordamiento de grandes tuberías o acequias.
  • Subidas de tensión o cortocircuitos.
  • Robo en el hogar tras acceso mediante fuerza en las cosas o violencia.
  • Hurto (robo sin mediar violencia o amenaza en el interior del domicilio).
  • Sustracción fuera del hogar con mediación de violencia o amenaza.
  • Cambio de cerraduras por sustracción de las llaves que pueda dar lugar a accesos indeseados.

Por el contrario, algunas de las exclusiones más habituales en los seguros de hogar son:

  • Los daños por agua con motivo de la congelación u oxidación de las cañerías.
  • Los daños provocados por fugas de agua en determinados casos (por ejemplo, si el asegurado estuvo ausente cierto tiempo).
  • Los daños provocados por fenómenos meteorológicos que no sobrepasen una cierta intensidad.
  • Las humedades por condensación.
  • Consumo excesivo de agua debido a una fuga.
  • Rotura de objetos que no sean propiedad del asegurado y se hallen en su poder.
  • Hurto fuera del hogar.
  • Actos vandálicos o robo de elementos al aire libre (bancos, farolas…), grafitis…
  • Daños por riesgos extraordinarios ocurridos en los siete días siguientes a asegurar por primera vez el bien.

Antes de firmar tu contrato no olvides tener en cuenta estos consejos:

  • Elige bien las coberturas que necesita tu hogar, en función de su equipamiento, riesgos habituales, antigüedad…
  • Ajusta los capitales asegurados: no incurras en infraseguro en el continente ni dejes de asegurar la responsabilidad civil en lo máximo posible.
  • Declara expresamente tus objetos valiosos y guarda pruebas que demuestren su valor.

Si te planteas cambiar tu seguro o contratar un seguro de hogar con las mejores coberturas, no vayas a ciegas, visita nuestro comparador de seguros o ponte en contacto con nosotros.

Y recuerda, ante un siniestro, en Nephilim no te dejamos desamparado ¡te ayudamos!