seguro para mascotas

¿Se aseguran las mascotas en España? En Reino Unido por ejemplo asegurar a la mascota es algo muy habitual, pero lo cierto es que en España también está siendo una tendencia creciente.

Para muchas personas sus animales son parte de la familia, como además así se le consideran ya por ley, y de la misma manera que cuidan de ellos mismos a través del seguro, también lo hacen con los miembros de cuatro patas. Por el contrario, es probable que haya muchas personas que ni siquiera se planteen contar con un seguro para mascotas.

Te damos las principales razones para asegurar a tu mascota:

1. Cuando el animal es tu modo de vida, o forme parte de él. Por ejemplo, es el caso de los ganaderos. Es decir, cuando los ingresos y la vida económica de uno dependen de un animal, el seguro adquiere muchísima importancia.
2. La responsabilidad por los daños que cause el animal nunca son para él, sino para su dueño. La legislación española es clara al establecer, con carácter general, que el dueño de un animal es responsable de las consecuencias que genere. Aunque tu mascota sea “un buenazo” es un animal, y en cualquier momento puede morder o tirar incluso sin querer a una persona u otro animal por ejemplo.

Lo cierto es que, entre las coberturas normales de tu seguro del hogar se encuentra la de responsabilidad civil, que cubre los daños que puedas causar como cabeza de familia y los provocados por tu animal de compañía están normalmente incluidos en la lista. Eso sí, en el caso de que tengas un perro considerado como peligroso (las razas varían en ocasiones de una comunidad autónoma a otra), es probable que en el territorio donde residas te exijan un seguro de responsabilidad específico para el animal; te conviene consultar si los límites de cobertura de la póliza te cubrirían en estos casos.

  1. Un animal puede enfermar. A veces los veterinarios cuestan bastante y, de alguna forma, un seguro que cubra prestaciones veterinarias se convierte en un seguro de salud para nuestras mascotas.
  2. Tu animal se puede perder, o incluso te lo podrían robar. En ese caso querrás buscarlo (lo cual tiene unos gastos) y, si lo encuentras, recuperarlo.
  3. Puede que algún día no lo puedas atender, por ejemplo porque te tengan que hospitalizar una temporada. En este caso, necesitarás albergarlo en algún lugar.
  4. Lamentablemente los animales, como las personas, mueren. En caso de fallecimiento, puede que quieras recibir una indemnización por ello, además de recibir un servicio para que a tu mascota la reciban y lo traten como se merece.
     
    Todas estas coberturas pueden encontrarse en el mercado del seguro de mascotas. Si quieres calcular el precio del seguro de tu mascota puedes hacerlo haciendo click en el siguiente enlace.