declarar hacienda indemnización

¿Se considera la indemnización por los daños sufridos por accidente una ganancia o beneficio?

En casi todos los casos, no es necesario tributar las indemnizaciones por accidentes de tráfico, ya que no se considera una ganancia o beneficio recibida. Es decir, no se considera que una indemnización de este tipo enriquezca a la víctima o persona perjudicada.

Por otro lado, si la cuota se acuerda por vía extrajudicial y supera las cuantías del Baremo de Accidentes de Tráfico si habría que tributar la cantidad que exceda del mismo.

¿Por qué no hay que declarar una indemnización por accidente?

Cuando nos disponemos a preparar la declaración de la renta, pueden surgirnos dudas sobre si tenemos o no que tributar el IRPF de una indemnización recibida por daños personales derivados de un accidente. Pues bien, la Ley 35/2006, de 28 de noviembre, del Impuesto sobre la Renta de las Personas Físicas, especifica que “las indemnizaciones como consecuencia de responsabilidad civil por daños personales, en la cuantía legal o judicialmente reconocida estarán exentas”. Por tanto, en casi todos los supuestos, se estará exento de tributarla.

Además, se considera oportuno que esta cantidad de dinero quede exenta al considerarse una compensación que se ajusta a los daños sufridos. Sin embargo, aquellas indemnizaciones que hayan sido acordadas amistosamente o por vía extrajudicial, sí que cuentan con una excepción. Si la cantidad que se acuerda excede lo dispuesto en el Baremo de Accidentes de Tráfico, sí tendrá que declararse.

Estos casos son muy poco habituales y raramente ocurren. De hecho, esto también se explica porque las cantidades que no son pactadas por lo judicial suelen ser más bajas que lo que realmente debería de corresponder como indemnización.

La cuantía que se acuerda en sede judicial puede exceder lo indicado en el Baremo de Accidentes de Tráfico, pero en este contexto tampoco se tributa en el IRPF.

Si no se ha pactado en el juzgado y sobrepasa el baremo de Accidentes de Tráfico, ¿cómo se tributa?

Si se ha acordado amistosamente o al margen de la vía judicial y la indemnización supera los indicadores del Baremo de Accidentes de Tráfico, se declarará únicamente la cifra que se exceda en concepto de ganancia patrimonial.

Otro de los casos es cuando se cobran intereses de demora por el retraso del pago de la indemnización pactada. En este caso sí habría que tributar estos intereses de demora, aunque insistimos, nada de la indemnización.

Si la indemnización es por fallecimiento de la persona que ha sufrido el accidente lo percibirán sus herederos, por lo que estos tendrán que declararlo en el Impuesto de Sucesiones al considerarse dicha cantidad como parte de la herencia. En este supuesto, no se tributaría por el IRPF.

En resumen, en la mayoría de los casos, no se incluyen en la declaración del IRPF las indemnizaciones por accidente de tráfico. Para contar con un documento que acredite que no es necesario hacerlo, es importante guardarse la resolución judicial que fija esa cuota. Igualmente, en el caso de que se haya pactado extrajudicialmente y no exceda del Baremo, también es importante conservar el resguardo.