seguro de salud fuera de España

La cobertura internacional del seguro suele centrarse en la asistencia sanitaria de urgencia por accidente o enfermedad producido fuera de nuestras fronteras

Te encuentras fuera a muchísimos kilómetros de tu casa y nunca pensamos que podamos tener un contratiempo de salud cuando estamos tan relajados y disfrutando al máximo. Pero las cosas ocurren y algunas veces llegan en el momento menos apropiado. Es por ello que cada vez que realizamos un viaje debemos pensar en todo lo que nos puede ocurrir y tener claro cómo podemos utilizar nuestro seguro privado de salud en el extranjero.

Cuando contratamos un seguro de salud debemos informarnos con la compañía aseguradora o con nuestra correduría de seguros de confianza, sobre qué coberturas tendríamos en el extranjero. Hay que tener en cuenta que, en estos casos, la protección disponible está pensada para desplazamientos limitados en el tiempo. No para estancias permanentes ni tampoco para una residencia más o menos larga por trabajo, o estudios, etc. El plazo contemplado suele variar de una aseguradora a otra, aunque lo habitual es que abarque, como máximo, hasta tres meses.

Por lo general, la cobertura internacional del seguro suele centrarse en la asistencia sanitaria de urgencia por accidente o enfermedad producido fuera de nuestras fronteras. Otro asunto importante que hay que tener en cuanto cuando se viaja fuera de España es el tipo de seguro que tenemos. Por ejemplo, el de cuadro médico permite al cliente elegir un facultativo dentro de un catálogo de profesionales que ofrece la compañía aseguradora. Con el seguro de reembolso es el propio asegurado el que escoge el médico al que acude, paga la consulta y, posteriormente, la aseguradora le reintegra una parte de la factura.

Otra cosa importante es fijarnos si nuestro seguro incluye o no la cobertura de gasto farmacéutico. A veces los seguros nos pueden echar una mano en la compra de las medicinas que necesitamos.

Por tanto, si viajas al extranjero y tienes un seguro privado de salud, podrás utilizarlos siempre dentro de las condiciones que establezca tu compañía aseguradora. Por eso es muy importante informarnos de las coberturas que aparezcan descritas en el contrato o contar con un corredor de seguros que pueda ayudarnos, cubrirnos las espaldas o asesorarnos. Y al hacer las maletas recuerda: las aseguradoras disponen de un número de teléfono para asistencia en el extranjero. Si tienes la mala suerte de que te ocurra algo durante el viaje, ahí es donde debes contactar para pedir ayuda o a tu corredor/a en el caso de tenerlo.