Renta fija y renta variable

¿Qué diferencia hay entre la renta fija y la renta variable?

Para aquellas personas que ya piensan en el mercado financiero o en tener una cartera de inversión, es primordial que familiarizarse con los bonos y acciones, los principales tipos de activos que suelen componer las carteras de los fondos de inversión.

Los mercados de capitales ofrecen una amplia gama de activos que los inversores y gestores de fondos pueden incluir en sus carteras. No obstante, los más extendidos son la renta fija y la renta variable.

La renta variable hace referencia a las acciones de las empresas que cotizan en bolsa y la rentabilidad puede subir o bajar, de ahí su nombre.

Por otra parte, la renta fija hace referencia a las emisiones de deuda realizadas por parte de organismos públicos y empresas privadas, recomendado para inversores conservadores debido a que cuenta con una rentabilidad establecida al vencimiento del bono.

Ninguna opción es mejor que la otra, sino que va a depender de cada persona y de sus posibilidades de inversión.

Por ello, antes de adentrarnos en cualquier tipo de inversión debemos saber que tipo de inversores somos y qué riesgo estamos dispuestos a asumir. Es vital atender a la situación en la que nos encontramos y los recursos de los que disponemos (también pensando a largo plazo).

¿Qué tipo de inversor soy?

Para tener una cartera de inversión es importante tener claro tu perfil.
Para saber el tipo de inversor que somos debemos tener claro cuánto estamos dispuesto a arriesgar para conseguir cierta rentabilidad. Es decir, riesgo y rentabilidad siempre van de la mano: si queremos aceptar menos riesgos deberemos conformarnos con menos beneficios. Si por el contrario, queremos conseguir mayor rentabilidad tendremos que asumir un mayor riesgo.

  • Inversor conservador o defensivo: quiere un riesgo controlado por lo que le basta con rentabilidades moderadas.
  • Inversor agresivo: está dispuesto a tener mayor riesgo con el objetivo de alcanzar rendimientos más elevados.

Renta fija

Se le conoce como renta fija porque antes de comprar el activo ya podemos conocer qué cantidades recibiremos (intereses asociados) y cuándo (fecha de vencimiento del bono en el que se devolverá el capital).

La renta fija está compuesta por instrumentos financieros de deuda (bonos) emitidos por instituciones públicas y privadas.

Uno de los principales riesgos de la renta fija es el de impago por parte de la institución emisora, por ello, tenemos que analizar el posible peligro de impago. Otro factor a tener en cuenta es el riesgo, cuanto mayor es la fecha de vencimiento, más rentabilidad, y por tanto mayor riesgo.

Hay una gran diversidad de activos, por lo que conviene asesorarse debidamente antes de comprar cualquiera de ellos e informarse de sus características.

Dada la dificultad que puede suponer la inversión directa en bonos, los pequeños ahorradores suelen optar por invertir en renta fija a través de fondos de inversión, cuyos gestores profesionales son los que deciden en qué bonos invertir.

Renta variable

La renta variable o inversión en acciones de empresas, lleva consigo un mayor riesgo que en el caso de la renta fija. Está dirigida a inversores capaces de asumir mayores riesgos con el objetivo también de obtener mayores ganancias.

La renta variable no asegura ningún pago periódico ni devolución de la inversión. El precio va variando cada día debido a factores internos y externos a la propia acción. Por toda esta incertidumbre se están aceptando mayores riesgos, por lo que hay que tener en cuenta que podemos obtener mayores rentabilidades, así como mayores pérdidas.

La principal diferencia entre renta fija y renta variable consiste en que cuando invertimos en renta fija, el emisor promete de antemano unas condiciones y una rentabilidad que da a conocer a los inversores que pasan a ser acreedores de la empresa. Mientras que el que invierte a través de acciones (renta variable) se convierte en propietario participando en mayor medida en la rentabilidad y en los riesgos de la misma.

Si has decidido empezar a invertir para ahorrar un dinero extra para tu jubilación, podemos echarte una mano y asesorarte en las opciones para mover tu dinero y complementar tu pensión.