seguro para bicicletas

Ventajas e inconvenientes del seguro para bicicletas

Con el aumento de circulación de bicicletas en las ciudades han aparecido muchas dudas sobre la obligatoriedad de tener vigente un seguro para bicicletas, al menos de responsabilidad civil, para circular en tranquilamente. El caso es que aunque no es obligatorio, si que es muy recomendable tener uno y más aún si eres un usuario recurrente; incluso existen seguros para bicicletas que son complementarios en coberturas para federados.

Ventajas e inconvenientes

Las ventajas de contratar un seguro para bicicletas como los que tenemos desde Nephilim mediación, son muchas, en función del tipo de seguro que contratemos tendremos cubierta la responsabilidad civil, la asistencia en carretera, cobertura personal en caso de accidente, cobertura de daño y robo.

El robo es un aspecto importante que debemos tener en cuenta, ya que, por ejemplo, los seguros federativos no suelen cubrirlo, y los seguros de hogar deben leerse bien si cubre o no al completo (por ejemplo, el valor de lo cubierto en trasteros suele ser de un máximo de 600 €, en el caso de bicicletas y similares hay que saber cómo y dónde debemos guardarla, etc.); un seguro específico de bicicleta, como sucede en los de coches y motos, recoge mucho mejor el vehículo, su montaje y el coste real. Eso sí, sigue siendo una norma importantísima que la bicicleta esté atada a un objeto fijo con un candado, es decir, no vale con guardarla en el trastero o garaje y olvidarnos.

Otra ventaja es que la cobertura es anual desde el momento de firmarla, no como las licencias federativas que son el año natural.

En cuanto a los inconvenientes, sólo hay uno y es muy sencillo, y es que suponen un gasto adicional. Eso sí, se trata de un gasto más o menos económico (por ejemplo, nuestro seguro para bicicletas te permite tener un seguro de responsabilidad civil desde 18 € al año y coberturas totales, incluida bicicleta desde 130 €/año).

Consideraciones a tener en cuenta

Cómo conocemos, la asistencia sanitaria es gratuita por la Seguridad Social, pero hay que saber que aquellos gastos derivados de un accidente de tráfico no lo son. Es decir, en algunos casos extremos, puede llegarse al punto de que el Estado o tu Comunidad Autónoma te pueden pasar la factura de, por ejemplo, los traslados al hospital. Como algunos rescates en montaña que se han oído recientemente en algunas comunidades, sobre todo los que han tenido que intervenir el helicóptero, un traslado para nada barato.

En resumen, la Seguridad Social se puede considerar como un “seguro de salud”, no de accidentes, y en el caso de los accidentes de tráfico son las aseguradoras del vehículo siniestrado las que se hacen cargo de los gastos de traslado, asistencia y hospitalización, no la propia Seguridad Social.

Por ello, si hay un accidente, ya sea de bicicleta o automóvil, se tiene que hacer cargo el usuario responsable (a nivel personal o a través de su seguro). Es decir, si el accidente es culpa nuestra tendremos que ser nosotros o nuestro seguro (de responsabilidad civil) el que cubra los gastos o daños ocasionados.

Entonces ¿merece la pena contar con un seguro de bicicleta?

Nuestra respuesta es si, teniendo en cuenta que si tenemos cualquier problema estaremos seguros de estar respaldados, ya que el seguro para bicicletas es un seguro específico y los trámites con los seguros de hogar o similares suelen ser mucho más genéricos. Además, tendremos la garantía de tener cubierta la responsabilidad civil en caso de tener cualquier incidente.

Artículo relacionado:
¿Qué pasa si tengo un accidente de bici y voy sin seguro?