Las videollamadas se han convertido en un método de comunicación imprescindible para muchas empresas y los ciberdelicuentes aprovechan cualquier descuido en seguridad para intervenir.

La situación que estamos viviendo actualmente con el COVID-19 ha cambiado muchas de nuestras rutinas o formas en la que las empresas se comunican, proliferando el teletrabajo y las reuniones por videoconferencia.

De hecho, a día de hoy, las herramientas que permiten videollamada o videoconferencia se han convertido en imprescindibles para la continuidad de la actividad diaria de la mayoría de las empresas.

Este nuevo escenario tan inusual no ha pasado desapercibido para los ciberdelincuentes, que parecen estar más al acecho ante cualquier oportunidad que se les presente, aprovechando los descuidos de seguridad de las empresas para así obtener datos personales o secretos profesionales, por ejemplo para su venta o como motivo de extorsión.

Además, el aumento del uso de estas herramientas que permiten realizar videoconferencia ha venido acompañado de nuevas vulnerabilidades como la descrita en el aviso de seguridad Vulnerabilidad descubierta en el sistema de videoconferencia Zoom, y otras, como el malware Pykspa o ataques como Zoombombing.

Es por esto mismo que si haces uso de estas herramientas, sigas las siguientes recomendaciones de seguridad, y revises la política de uso de las mismas.

1. Cuidado con los intrusos

¡Vigila a quien le pasas el enlace! Para que no se cuele nadie ajeno a la empresa en tus reuniones, evita poner los enlaces en páginas públicas o redes sociales.

2. Cifrado de las comunicaciones

Esta será una de las medidas de seguridad imprescindibles para que las comunicaciones no sean espiadas por un tercero. Generalmente las aplicaciones principales ya cuentan con mecanismos de cifrado pero es conveniente comprobarlo antes de decantarse por una herramienta u otra.

3. Usa siempre contraseña

Algo que puede parecer tan evidente, pero de la que en muchas ocasiones nos olvidamos, es la contraseña. No olvides utilizarla porque algo tan sencillo te ayudará a evitar la mayoría de los problemas.

4. Configuración de las videollamadas

¡Video y micrófono apagados por defecto! Configura tus videollamadas para que solo se active el micrófono y la cámara cuando tu quieras. Esto ha resultado ser una de las cosas que más problemas incómodos ha podido ocasionar en estas reuniones.

5. Actualiza el software

Acuérdate de actualizar los programas en su ultima versión. Siempre desde la página oficial o desde el propio programa.

6. Cifra las comunicaciones

Cifra siempre los documentos antes de enviarlos a través de tus programas de videollamada. De hecho, lo recomendable es mejor enviarlo por correo electrónico.

7. Conoce la política de privacidad de la herramienta

Conocer la política de privacidad que sigue el proveedor antes de decantarse por una herramienta de videoconferencia u otra es esencial. Es importante averiguar qué tratamiento realiza sobre la información confidencial, algunas herramientas siguen políticas con protección más robusta como la que ofrece el RGPD, por lo que siempre hay que conocer cómo actúan sobre los datos tratados.

Siguiendo estas recomendaciones, podrás realizar videollamadas de manera segura creando un entorno de trabajo lo más protegido posible.