contrato de alquiler

El mercado inmobiliario se adapta a los cambios tras la pandemia de la COVID-19

Es innegable que nuestra vida ha cambiado y con ello, también lo ha hecho el mundo que nos rodea. De este modo, todo lo que tiene que ver con trámites y/o papeleos se han puesto a la orden del día y han incluido las cláusulas Covid, como es el caso de los contratos de alquiler de vivienda.

El mercado inmobiliario también se ha adaptado a los nuevos cambios debido a la pandemia. Un sector que ha vivido una época en la que millones de personas en todo el mundo se han visto obligadas a confinarse dentro de sus casas, muchas de ellas de alquiler. Es por esto mismo que muchos contratos de alquiler empiezan a incluir las llamadas cláusulas Covid que regulan los posibles escenarios en el caso de que se produzca un nuevo confinamiento, otro rebrote o incluso una nueva pandemia. Se acuerda por ejemplo, las condiciones en las que el inquilino podría abandonar la vivienda, rescindiendo el contrato de alquiler, y si esto tendría o no una penalización. Del mismo modo, también se puede contemplar si se podría producir alguna bajada de precio del alquiler o un aplazamiento de la renta en el caso de que la pandemia empeore.

Se trata de dejar claro en contrato qué sucedería en el caso de que se produjera una serie de situaciones relacionadas con una pandemia, que quizás hace un año era impensable pero que ahora, lamentablemente, es una realidad. Eso sí, es clave hacerlo de la forma más detallada posible para evitar cualquier problema de interpretación. Y es que, aunque este tipo de cláusulas nació especialmente pensada para estudiantes que, en caso de no poder ir a clase, volvían a sus lugares de origen, lo cierto es que cada vez es más habitual incluirlas también para todo tipo de contratos de alquiler. Como sucede por ejemplo con los contratos de alquiler de oficinas, ya que ahora lo que más impera es el teletrabajo.

Estas cláusulas son totalmente legales (mientras no sean consideradas abusivas) buscando siempre una solución intermedia, como reducir la renta si se produce un nuevo confinamiento siendo positivo para el propietario porque puede seguir disponiendo de una renta fija y para el inquilino porque no tiene que desalojar la vivienda.

También se están dando un gran descenso en lo que a la duración se refiere, de los contratos de alquileres. Según la Ley de Arrendamientos Urbanos (LAU) se puede alquilar una vivienda por meses o incluso por semanas si hay una cláusula que así lo indique y en la que se recoja la razón que provoca esa temporalidad ya sea porque el inquilino sea un estudiante, un trabajador que se desplaza de su domicilio habitual o cualquier otro caso.

Seas propietario o inquilino, nuestros seguros de hogar se adaptan a tus necesidades y te ofrecen tranquilidad que necesitas y sobre todo, en estos tiempos tan peculiares que corren.