mascotas, niños y su desarrollo infantil

Incluir una mascota en la familia puede tener grandes beneficios para el desarrollo psicológico y emocional de los niños, mejora la autoestima y reduce el estrés de los niños.

Muchas investigaciones ya han demostrado que los niños o jóvenes que tienen mascotas tienden a desarrollar una mayor autoestima, son menos solitarios y mejoran sus habilidades sociales. Es por tanto que se respalda que los animales de compañía pueden contribuir al sano desarrollo infantil.

De hecho, convivir con un animal de compañía puede ser beneficioso para cualquier persona, sea cual sea su edad, pero muy especialmente en la infancia. Ya hemos visto cómo también lo es para las personas más mayores o para personas con patologías mentales, pero en la etapa infantil en especial, los vínculos que se crean entre los niños y las mascotas serán relevantes para toda la vida.

Ya sabemos que a casi todos los niños le atrae la idea de tener animales en casa y casi todos piden uno a sus padres o madres. Sin embargo, integrar a este nuevo miembro de la familia no es una decisión que se tenga que tomar a la ligera debido a la responsabilidad que supone cuidar de un animal durante toda su vida y ofrecerle todos los cuidados necesarios.

¿Cuáles son los beneficios de las mascotas para el desarrollo infantil?

El cariño y aprendizaje que aportan las mascotas a niños y mayores suele compensar a la mayoría de personas ese esfuerzo por cuidarlos, incluso a algunos no le pesan. Estos son los 5 beneficios de las mascotas en el desarrollo infantil:

  1. Adquirir responsabilidades: en función de la edad del menor, este puede ir haciéndose cargo de algunas necesidades del animal como el agua, la comida, el aseo o los paseos. Esto le ayudará a comprender en qué consiste tener una responsabilidad y hacerse cargo de otro ser vivo.
  2. Mejorar la socialización: el estrecho vínculo que se crea entre un niño y su mascota ayuda a su crecimiento emocional y social. De esta forma, la empatía, el respeto y la compasión que puede desarrollar hacia los animales se reflejará en su relación con las personas.
  3. Tener compañía: una mascota es un excelente compañero de juegos, especialmente para aquellos niños que no tienen hermanos. Del mismo modo, cuando los padres comiencen a dejar a su hijo solo en casa, siempre contará con el apoyo y la compañía de su mascota.
  4. Mejora la salud psicológica: la relación con los animales ayuda a mejorar la autoestima y reduce las posibilidades de sufrir estrés o ansiedad. Algunos estudios aseguran que los perros ayudan a los niños a controlar el estrés ante situaciones de tensión. Además, sentirse acompañados por su mascota les brindará seguridad a la hora de enfrentar situaciones que les puedan preocupar o suponer ansiedad.
  5. Estabiliza la conducta: La relación con el animal suele funcionar como un estabilizador de la conducta para los niños que tienen problemas de comportamiento o agresividad. Además, el amor estable que dan las mascotas les ayuda a sentirse seguros y en paz.

Mascotas y niños: una relación saludable

Los niños que crecen al lado de sus mascotas, como perros y gatos, tienen menos probabilidades de sufrir enfermedades respiratorias o alergias. Esto se debe a que el contacto con animales en etapas tempranas de la vida refuerza el sistema inmunitario.

Además, los paseos y juegos con sus animales de compañía contribuyen a que los niños tengan una vida más activa.