accidente in itinere

Qué es y cómo actuar tras sufrir un accidente in itinere

Un accidente in itinere es aquel accidente que ocurre a un trabajador en el desplazamiento desde su domicilio hasta su lugar de trabajo, y a la inversa.

In itinere procede del latín y significa “en el camino”. Es decir, se refiere a un suceso que transcurre en el trayecto entre dos puntos. Aquellos casos en los que este trayecto sea interrumpido o se haya sido modificado, por causas ajenas al trabajo, no será considerado un accidente laboral in itinere.

Según datos del Ministerio de Empleo y Seguridad Social se produjeron 68.985 accidentes in itinere desde enero a octubre de 2018. Esto significa un aumento del 4,8% más que el año anterior, algo que puede deberse al mayor uso del vehículo para acudir al trabajo.

¿Cuándo se considera que un accidente es in itinere?

  • Cuando el trabajador hace el trayecto habitual de casa al trabajo y a la inversa. Cabe decir que esto incluye todo el trayecto desde que sale de casa, es decir, portal, escaleras, zonas comunes o ascensor. Por ello, si sufrimos una caída en el rellano o las escaleras del portal cuando nos dirigimos a nuestro lugar de trabajo también será considerado accidente in itinere.
  • Cuando el accidente se produce dentro del tiempo habitual que se suele durar este trayecto. Es decir, cuando no existen interrupciones como parar a comprar o dejar los niños en el colegio. De este modo no será considerado un accidente laboral.
  • El accidente ha de producirse en el transporte habitual utilizado para ir al trabajo y volver a casa.

¿Qué debo hacer en caso de sufrir un accidente in itinere?

  • Debemos poner en conocimiento de la empresa sobre  el accidente ocurrido.
  • Si contamos con un seguro de accidentes deberemos comunicarlo para que nos indiquen los pasos que debemos seguir.
  • Deberemos acudir a los servicios de asistencia sanitaria de la mutua con la que coopere la empresa para la que trabajamos. En los casos mas graves hay que acudir inmediatamente al hospital más próximo. En este caso no deberemos olvidar solicitar los partes médicos para contar con toda la documentación necesaria.
  • Si contamos con algún parte de la policía o guardia civil también será importante conservarlo, así como toda la documentación que tengamos a cerca del accidente que demuestre ese trayecto entre el domicilio y el trabajo o a la inversa.

La baja de los accidentes in itinere se cobran desde el primer día. Además, dicha cantidad es superior a la baja que se concede tras sufrir accidentes comunes y el tiempo de dicha baja no será descontado tras recibir el alta cuando se solicite el paro.

Estar cubierto ante los imprevistos de nuestro día a día puede ser la mejor decisión para estar tranquilos y protegidos frente a ellos. Además, contar con un seguro de accidentes que protejan a los empleados en caso de sufrir un accidente y padecer algún tipo de lesiones, incapacidad o fallecimiento, es uno de los incentivos mejor valorados por los trabajadores en las empresas.